Homilía del Nuncio Apostólico en Bolivia: Monseñor Giambattista Diquattro

Del santo Evangelio según San Juan 6, 51-58

En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos: Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo: el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne, para la vida del mundo. Disputaban entonces los judíos entre sí: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? Entonces Jesús les dijo: Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del Hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que come vivirá por mí. Éste es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron: el que coma este pan vivirá para siempre.

Stephanie Morón Terrazas

Voces Católicas Bolivia

El desarrollo del V Congreso Eucarístico Nacional, celebrado en Tarija 54 años después del anterior (Santa Cruz, 1960), es sin duda un acontecimiento histórico para la Iglesia Católica boliviana. Primeramente porque es un congreso que reúne a todo el pueblo católico, después del mencionado largo periodo, para reflexionar sobre la presencia de Jesús en la Eucaristía; y en segundo lugar porque fue inaugurado por el Papa Francisco en su visita a Bolivia durante la Santa Misa presidida en Santa Cruz de la Sierra el 9 de julio de 2015 con estas palabras: “La Eucaristía es el Pan partido para la vida del mundo, como dice el lema del V Congreso Eucarístico que hoy inauguramos y tendrá lugar en Tarija”.

Luego de dos meses de este acontecimiento tan importante, hoy 17 de septiembre de 2015 tuvimos la dicha de asistir a la Misa de inauguración del V Congreso Eucarístico Nacional celebrada por el nuncio apostólico en Bolivia, Monseñor Giambattista Diquattro. Aquí se ofrecen unos apuntes tomados de la homilía.

El mensaje central de la homilía, basada en el Evangelio de Juan (6, 51- 58) fue dirigido a todo el pueblo católico: Obispos, sacerdotes, religiosas y laicos que hoy nuevamente están reunidos para celebrar la Eucaristía, para gozar de un encuentro en comunión con Cristo.

Monseñor Diquattro retomó algunos mensajes que nos dejó el Papa Francisco en los días de su visita a nuestro país. Entre otras, citó la siguiente frase: “Me conmuevo cuando veo a muchas madres cargando a sus hijos en las espaldas. Llevando sobre sí la vida y el futuro de su gente. Llevando sus motivos de alegría, sus esperanzas. Llevando el trabajo realizado por sus manos… Ustedes llevan sobre sí la memoria de su pueblo”. En consonancia con el Papa subrayó que Bolivia es un pueblo cuya memoria pasa de generación en generación, a pesar de que muchas veces esa memoria pueda quedar “anestesiada” porque hemos olvidado que somos un pueblo amado y bendecido por Dios; porque hemos olvidado la esperanza y los motivos de alegría.

Continuando con el mensaje del Papa Francisco, Monseñor Diquattro sostuvo que la única manera de evitar una tristeza que nos vuelve individualistas, que nos hace perder la memoria de ser pueblo amado por Dios, es centrarse en Jesús, quien nos regaló su presencia real en la Eucaristía para darnos la vida eterna.

Como dijo Jesús en el Evangelio: “El que coma de este pan vivirá eternamente”. Cristo nos promete su cuerpo y su sangre para tener vida eterna. Sin embargo esta promesa no forma parte de la lógica que se impone en el mundo, que busca convertir todo en objeto de cambio y consumo, descartando a aquellos que no producen, de los que no son considerados “aptos” o “dignos”. Monseñor Diquattro mostró el contraste entre tales actitudes y el modo en que Dios se nos da, con absoluta generosidad; su Hijo, Jesús, ofrece su vida entera por nosotros.

Con esta claridad hoy se nos presenta el mensaje del Evangelio en la inauguración del V Congreso Eucarístico Nacional, donde el sacrificio de Jesús tiene un poder que nos hace capaces de conversión, de entrega y de bendición. El sacramento de la Comunión nos hace salir de nuestro individualismo, se convierte en pan de vida para el mundo, y nosotros como Iglesia nos congregamos especialmente en estos días para celebrar el sacrificio del Señor y festejar esa comunión con Cristo en la lógica del amor. Recordando también a María, que llevó sobre sí la vida de su Hijo y experimentó la grandeza de Dios.

De esta manera caminaremos sin olvidar las bendiciones recibidas, y en particular la gracia que nos ha sido dada con ocasión del paso del Papa Francisco por Bolivia.

Categories: Artículos

0 thoughts on “Misa de Inauguración V Congreso Eucarístico Nacional 17/08/15 Parque temático Diócesis de Tarija”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Related Posts

Artículos

Contra la discriminación y la intolerancia

Publicado en La Razón. Nota original acá. La Cámara de Senadores tiene para ratificar dos convenciones de la OEA, tendientes a combatir la discriminación y la intolerancia. Ante todo, pienso que es digna de aplauso cuanta Read more…

Artículos

Cuidar la vida vulnerable

Artículo original en La Razón. Visítalo acá. Juno es una adolescente de 16 años que quedó embarazada en su primera relación sexual. El padre del bebé es un chico despistado que no se entera mucho Read more…